Lenguaje adecuado para referirse a las personas con discapacidad

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas realizada en en 2009 establece una serie de términos para referirse a las personas con discapacidad, pues algunas palabras son consideradas como ofensivas y la población con discapacidad puede considerar que atentan contra su dignidad y sus capacidades.

Además de abordar la terminología de una manera correcta, permitirá a los asistentes, así como aquellos encargados de escribir o hablar acerca de las personas con discapacidad intelectual, entender de una mejor manera y garantizará que cada quien reciba un trato con individualidad y dignidad.

A propósito de la celebración en el país de las Olimpiadas Especiales Invitacional Mundial de Tenis Santo Domingo 2018, el Despacho de la Primera Dama ha lanzada las directrices del uso del lenguaje en la discapacidad, donde se establecen los términos correctos a utilizar para cubrir este evento.

Terminología adecuada. Según la “Guía de eventos del Invitacional Mundial de Tenis y el Congreso Global de Atletas de Olimpiadas Especiales Santo Domingo 2018”, se ha actualizado la terminología oficial para usar un lenguaje estándar que sea más aceptable para los atletas.

  • Refiérase a los participantes en Olimpiadas Especiales como “atletas de Olimpiadas Especiales” en lugar de “olímpicos especiales” o “discapacitados intelectuales”.
  • Refiérase a las personas con discapacidad intelectual, en lugar de “personas retrasadas intelectualmente” o “discapacitados intelectuales”.
  • Se debe decir “una persona que tiene discapacidad intelectual”, en lugar de estar “sufriendo”, “padeciendo”, o siendo “víctima de retraso mental/discapacidad intelectual”.
  • Es necesario distinguir entre los adultos y los niños con discapacidad intelectual. Utilice adultos, niños o atletas jóvenes.
  • Una persona “utiliza” una silla de ruedas, en vez de “estar limitada” o “restringida” a una silla de ruedas.
  • “Síndrome de Down” ha reemplazado a “personas Down o “mongólicos”.
  • Es necesario referirse a los participantes en Olimpiadas Especiales como atletas. En ningún caso deben aparecer las palabras atletas entre comillas.
  • En los documentos formales, refiérase a las personas con discapacidad en el mismo estilo que las personas sin discapacidad. Nombre completo en la primera referencia y apellidos en las referencias posteriores. No se refiera a una persona con discapacidad intelectual como “Bill” (por su nombre, únicamente), en lugar de lo periodísticamente correcto “Bill Smith” o “Smith”, nombre y apellido o solamente apellido.
  • Una persona tiene una discapacidad física en lugar de ser impedido.
  • Usar las palabras “Olimpiadas Especiales” para referirse al Movimiento Mundial de Olimpiadas Especiales.

 

Terminología que se debe evitar. Esta misma guía ofrece cuatro puntos importantes a evitar en la cobertura de este evento.

  • No utilice la etiqueta de “niños” al referirse a los atletas de Olimpiadas Especiales. Los atletas adultos forman parte integral del movimiento.
  • No utilizar “las” delante de Olimpiadas Especiales a menos que describa un evento de Olimpiadas Especiales específico u oficial.
  • No use el adjetivo “desafortunado” cuando se habla de personas con discapacidad intelectual. Las condiciones de discapacidad no tienen que definir la vida de una manera negativa.
  • No exagere los logros de estos atletas. Si bien estos logros deben ser reconocidos y aplaudidos, se ha tratado de hacer consciente al público sobre el impacto negativo de referirse a los logros de las personas con discapacidad física o intelectual con hipérbole excesiva.